--

5 errores al momento de delegar

Asesorando a mujeres lideres, me he encontrado con su desconfianza a la hora de delegar.

Temen que no se hagan las cosas como ellas esperan porque generalmente han tenido una mala experiencia donde han concluido que delegando trabajan el doble.

Entonces, además de dar la instrucción, terminan haciendo lo que delegaron de nuevo y encima de los plazos.

¿Repercusiones en el liderazgo?

¡Muchísimas!

Partiendo de que con ese acto que puede parecer tan inofensivo, estás diciendo tácitamente a la persona que realizó el trabajo que no te gustó lo que hizo o que tú lo haces mejor.

Por lo que probablemente la próxima vez que le pidas realizar una tarea puede que surja mayor ansiedad e inseguridad en esa persona y te pregunte todos los detalles a cada momento, con el famoso: ¿Qué hago?

Y ahí estarás tu para resolverlo, y después te preguntas: ¿porque me preguntan todo?

¿Te suena conocido?

Y no es que la persona no sepa qué hacer, es solo que desconfía que lo que ella puede hacer será de tu agrado.

Esta es una de las razones de porque puede que tu equipo no este siendo autónomo. 

Te invito a revisar que otros errores debes evitar a la hora de delegar para mejorar el trabajo en equipo y potenciar tus habilidades de liderazgo.

¿Lista?

Acá están …

5 errores al momento de delegar:

  1. No conocer las habilidades de la persona al momento de encomendar una tarea: Todas las personas tenemos habilidades y fortalezas más desarrolladas que otras, que se nos dan con mayor facilidad. Si conoces a tu equipo sabrás perfectamente entonces que tarea delegar dependiendo de que habilidad se necesite, así harás un perfecto match entre la habilidad de la persona y la tarea a desarrollar.
  2. No dar todas las instrucciones claras: Muchas veces podemos pensar “que son obvias” algunas instrucciones. Pero lo que para ti puede ser obvio para otra persona puede no serlo, si te das el tiempo de dar una buena instrucción evitaras errores en la interpretación del mensaje, es decir, dejaras menos espacio gris entre lo que te quiero decir y lo que tu me entiendes.
  3. Delegar tareas no delegables: es importante identificar que puedes delegar y que es de tu exclusiva responsabilidad, sobre todo si se requiere de tu presencia y de tu forma de resolver.
  4. No monitorear o supervisar en el desarrollo de la tarea: que delegues una tarea no significa que te olvides de ella, todo dependerá de la madurez del equipo, de si es una tarea nueva que delegas, etc. 
  5. Dar plazos de ejecución justos: Si vas a delegar una tarea debes considerar el trabajo que ya esta realizando la persona y ayudarla, como su líder, a organizar las tareas según la importancia y plazos. Si llegas muy encima y sin considerar el resto del trabajo, puede que generes una tremenda resistencia en la persona o la obligues a trabajar el doble y eso solo ira mermando la relación laboral. 

Además es importante considerar una holgura de tiempo por cualquier contratiempo o por si se debe ajustar. 

Como ves delegar no es solo encargar una tarea, pues pones a prueba varias habilidades de  liderazgo, que te ayudarán a tener un equipo maduro y colaborativo. 

¿Qué errores han cometido contigo delegándote una tarea? ¿Cómo te hizo sentir?

De las propias experiencias es donde más se aprende!

¡Te leo! 

Deja un comentario